Almanaque Gnóstico

Capilla de la Magdalena
Asunción de la Santa Sophia

Almanaque Gnóstico

Asunción de la Santa Sophia

La Asunción de la Santa Sophia en el Pleroma es conmemorada el 15 de agosto. Esta fecha tiene correlación, en la Iglesia Ortodoxa, con la asunción corporal de la Virgen María, reciente añadido de la vida litúrgica romana. Las antiguas escrituras Gnósticas hablan de Sophia como el aspecto femenino del Dios altísimo, que sale del cielo y rescata a los perdidos en las regiones inferiores. Al proferir cantos de loor a la Luz, ella misma es rescatada por el Salvador que la auxilia en su retorno al cielo a través de un misterio. En nuestra perspectiva psicológica, somos bañados de la Plenitud del Ser para volvernos egos diferenciados. Por la misteriosa figura del Logos somos capaces de individualizarnos y retornar al estado de totalidad.

Comentario

Asunción de la Santa Sophia

La festividad de hoy es una magnificación de la festividad que celebran otras iglesias bajo el nombre de Asunción de la Virgen María que ha quedado reducido a la carnalidad…

La elección de la Lectura de hoy espero os ayude a entender el profundo significado de esta fiesta que nos da un mensaje de esperanza a todos nosotros…

Sophía, Nuestra Señora, es un elevado Eón de la Plenitud de Dios (Pleroma), cuyo nombre significa Sabiduría y es de carácter femenino. Ella es la íntima asociada a Cristo (Hermana Eón o Eón Gemelo) en la Plenitud. Ninguna escritura insinúa que jamás se haya encarnado en forma humana.

El Libro Pistis Sophía, que hoy damos lectura, nos narra con mayor detalle sus peripecias. El relato de Sophía comienza con Su salida de Su morada Eónica en búsqueda de la Luz. Esta salida termina en Su caída catastrófica desde lo alto hacia el tormento del Caos inferior. En Su estado de angustia y aflicción, Sophía dio a luz un ser híbrido que se convirtió en el Demiurgo. Ella también exudó los elementos con los cuales el Demiurgo posteriormente forma el mundo. Continúa llamando a la Luz por ayuda en Su aflicción. La Luz escucha y envía al Eón Cristo a consolarla y rescatarla. Después de muchos esfuerzos, el trabajo de rescate es efectuado y Sophía es restaurada a Su habitáculo original. Aunque jamás ha abandonado la región manifestada. Su participación en la creación, especialmente de los humanos, y Sus otros hechos, indica Su continuo cuidado por Sus hijos que están atrapados en el mundo y en los cuerpos creados por el Demiurgo.

Las acciones que indican Su compromiso con la creación y con la humanidad son muchas. Una es Su increpación al Demiurgo cuando declaró que él es el único Dios y que no hay otros dioses delante de él. Otra es Su dádiva del espíritu de la vida superior a Adán, quien fue creado como un necio inválido por el Demiurgo. Ella también inspiró a Eva y a la serpiente con el objeto de facilitar la salida de la primera pareja humana del paraíso de tontos donde estaban confinados.

Sophía siempre ha continuado ayudando a la humanidad. Las Escrituras declaran que Ella “penetra en las almas santas y las hace amigas de Dios”. Existe mucha evidencia de Su provechosa presencia entre nosotros hasta el día de hoy.

Sophía no es idéntica a la Virgen María. María “la Madre del Señor de acuerdo a la materia” es una honorable figura de la Gnosis, pero es una mujer humana, mientras que Sophía es celestial. A pesar de ello, algunas enseñanzas contemporáneas sobre la Virgen María (Mariología) guardan relación con Sophía: Enseñanzas tales como aquella de la Asunción de María, y su rol como corredentora (COREDEMPTRIX) y mediadora entre Dios y los hombres (MEDIATRIX) pueden ser fácilmente aplicadas a Sophía. Además, dado que la Iglesia exotérica occidental ha suprimido y olvidado la figura de Sophía y fue dejada así con la sola figura de María a quien todos los misterios y santidad femeninos son atribuidos ahora, las acciones y funciones de Sophía son confundidas al parecer con aquellas de la Virgen María.

La lectura de hoy comenzará después de su decimotercer arrepentimiento, en el momento que Cristo recibe el mandamiento de Salvarla de su tormento en el caos y la tiniebla.

Nótese que intervendrán dos Marías, la primera es María Magdalena y la segunda la madre de Jesús. La lectura es larga, escuchémosla sentados si es menester.

Terminaremos con la Plegaria del Salve Sophia.

Lectura

Pistis Sophia.
Libro I

Jesús prosiguió con sus palabras. Dijo a sus discípulos: «Ocurrió que cuando la Fe Sabiduría expresó el decimotercer arrepentimiento también en ese momento se completó el mandato de todas las zozobras que habían sido ordenadas para la Fe Sabiduría, a causa del cumplimiento del Primer Misterio, que había existido desde el principio. Y arribó el tiempo en el que debía ser salvada del Caos y sacada de toda la tiniebla. Porque su arrepentimiento fue aceptado por el Primer Misterio. Y este Misterio me envió una gran potencia luminosa desde la altura, de modo que pudiera ayudar a la Sabiduría del Caos. Ahora bien, sucedió que cuando la vi venir desde los eones y que se apresuraba hacia mí (pero yo estaba sobre el Caos), otro poder luminoso también vino sobre mí, para ayudar a la Fe Sabiduría. Y el poder luminoso que vino desde la altura a través del Primer Misterio, descendió sobre el poder de luz que procedió de mí. Y fueron al encuentro mutuamente y fueron una gran emanación de luz». Ahora, pues, cuando Jesús hubo dicho estas cosas a sus discípulos, dijo: «¿Habéis entendido el modo como os he hablado?»,

María se levantó y dijo: «Señor mío, entiendo lo que dices. Sobre la interpretación de estas palabras, tu potencia luminosa una vez profetizó por medio de David en el Salmo 84, diciendo:

«Misericordia y Verdad se han encontrado, y Justicia y Paz se han besado con ternura. La Verdad ha brotado de la tierra y la Justicia se ha inclinado para mirar desde el cielo» (Sal 84, 10-11).

Ahora bien, Misericordia es el poder luminoso que vino a través del Primer Misterio, porque oyó a la Fe Sabiduría el Primer Misterio, y tuvo compasión de ella en todas sus penas. La Verdad, además, es el poder que vino desde ti, porque tú diste cumplimiento a la Verdad que debe salvarla del Caos. E igualmente, la Justicia es el poder que vino a través del Primer Misterio, que guiará a la Fe Sabiduría. Y asimismo la Paz es el poder que vino de ti, ya que irá dentro de las emisiones del Jactancioso y les sacará las luces que tomaron de la Fe Sabiduría; es decir, que tú las reúnes dentro de la Sabiduría y las haces quedar en paz con su poder. Verdad, igualmente, es el poder que vino de ti cuando estás en los lugares inferiores del Caos. Sobre esto, tu poder habló por medio de David de este modo: «La verdad ha brotado de la tierra» (Sal 84, 11), porque estás en los lugares inferiores del Caos. La Justicia, además, que observaba desde el cielo, es el poder que vino desde la altura, por medio del Primer Misterio, y que entró en la sabiduría».

Ocurrió, pues, que cuando Jesús oyó estas palabras; dijo: «Muy bien, María, eres la bienaventurada que tendrá su asignación en el Reino de la Luz».

Después de estas cosas María, la madre de Jesús, se adelantó también, y dijo: «Mi Señor y mi Salvador, mándame igualmente que responda a estas palabras».

Dijo Jesús: «A aquel cuyo espíritu ha llegado a ser intelectivo no le pondré obstáculo, sino que al contrario lo urgiré cuanto pueda a decir el contenido del pensamiento que lo ha estimulado. Entonces a María, mi madre según la materia, a la que le estuve confiado, le mandé que también dijera el contenido del pensamiento del discurso».

María respondió y dijo: «Señor mío, en cuanto a aquella palabra tu poder profetizó por medio de David:

«Misericordia y Verdad se han encontrado, y Justicia y Paz se han besado con ternura. La Verdad ha brotado de la tierra y la Justicia se ha inclinado para mirar desde el cielo» (Sal 84, 10-11).

Tu poder una vez profetizó con estas palabras sobre ti. Cuando tú eras pequeño, antes de que el Espíritu viniera sobre ti, mientras que estabas en el viñedo con José, el Espíritu vino desde la altura (Mt 3, 16), vino a mí en mi casa y se te parecía. No lo reconocí y pensé que eras tú. Y el Espíritu me dijo: «¿En dónde está Jesús, mi hermano, para que vaya a su encuentro?». Y cuando me dijo esto, me confundí y pensé que era una aparición para tentarme. Pero yo lo aferré y lo até a la pata de la cama en mi casa, hasta que fuera a buscarte al campo, a ti y a José, y te encontré en la viña, pues José estaba rodeando el viñedo con cañas. Sucedió entonces que cuando me oíste dirigiéndole la palabra a José, entendiste lo que le decía y te alegraste. Y dijiste: «¿Dónde está aquel al que me parezco? También yo lo espero en este lugar». Sucedió que cuando José te oyó decir estas palabras, se agitó y nos levantamos al mismo tiempo y entramos en la casa. Encontramos al Espíritu atado a la cama. Te comparamos con él y te encontramos semejante. Y el que estaba atado a la cama fue desatado, y te abrazó y te besó. Y tú también lo besaste y llegasteis a ser uno. Ésta es, pues, la exposición y su interpretación. Misericordia es el Espíritu que vino desde la altura, por medio del Primer Misterio, porque éste tuvo compasión de la generación humana. Envió a su Espíritu que debía perdonar los pecados de todo el mundo para que ellos pudieran recibir los misterios y tener su asignación en el Reino de la Luz. La Verdad, igualmente, es el poder que se me confió; cuando vino a ti desde Barbeló, fue para ti un cuerpo material. Y predicó sobre el lugar de la verdad. La Justicia es tu Espíritu que ha aportado los misterios desde la altura, para darlos a la generación de la humanidad. La Paz, además, es el poder que se le confió al cuerpo material según el mundo y que bautizó a la raza de la humanidad hasta que llegaron a ser extraños al pecado. Y los hizo estar en paz con el Espíritu, y estuvieron en paz con las emisiones de la Luz. Es decir, Justicia y Paz se han besado una a otra. Y como se dijo: «Verdad brotó de la tierra» (Sal 84, 11); pero la Verdad es tu cuerpo material que brotó de mí, de acuerdo con la tierra de humanidad, y que predicó sobre el lugar de la Verdad. Y asimismo como se dijo: «Justicia <se ha inclinado para mirar> desde el cielo» (Sal 84, 11), la Justicia es el poder que observó desde la altura y que dio los misterios a la generación de la humanidad. Y fueron rectos y buenos y tendrán su asignación en el Reino de la Luz».

Acaeció que una vez que Jesús oyó estas palabras que expresó María, su madre, dijo: «Muy bien, bien dicho, María».

La otra María se adelantó y dijo: «Señor mío, sopórtame y no te enojes conmigo, porque desde que tu madre comenzó a hablar contigo sobre la interpretación de estas palabras, mi potencia me ha conmovido y debo adelantarme y decir igualmente la interpretación de estas palabras».

Jesús le dijo: «Te mando decir tu interpretación».

Dijo María: «Señor mío: «Misericordia y Verdad se han encontrado». Misericordia es el Espíritu que ha descendido sobre ti cuando recibiste el bautismo de Juan (Mt 3, 13). Misericordia, por tanto, es el Espíritu de Divinidad que vino sobre ti. Descendió, se encontró con el poder de Sabaot el Bueno, que está dentro de ti y que ha predicado sobre los lugares de la verdad. Pero se ha dicho además: «Justicia y Paz se han besado con ternura» (Sal 84, 10). La Justicia es el Espíritu de la Luz, que ha descendido sobre ti, aportando los misterios de la altura para darlos a la generación humana. Paz, además, es el poder de Sabaot el Bueno que está dentro de ti. Es éste el que bautizó y perdonó a la raza humana y la hizo estar en paz con los Hijos de la Luz. Y asimismo, como tu poder ha dicho por medio de David que «La Verdad brotó desde la tierra», esto quiere decir que el poder de Sabaot el Bueno es este que brotó de tu madre María, la moradora de la tierra. Asimismo la «Jus<ticia> que se inclinará a mirar desde el cielo» (Sal 84,11) es el Espíritu que está en la altura, que ha conducido todos los misterios desde la altura. Se los dio a la generación humana y serán justos y buenos y tendrán su asignación en el Reino de la Luz».

Sucedió que cuando Jesús terminó de oír estas palabras que María había expresado, dijo: «Muy bien, María, tú tienes tu asignación de luz».

María, la madre de Jesús, se adelantó de nuevo. Se postró a sus pies, los besó y dijo: «Mi Señor, mi Hijo y mi Salvador, no te enojes conmigo, sino perdóname que te diga la interpretación de estas palabras una segunda vez: «Misericordia y Verdad se han encontrado». Yo soy María, tu madre, e Isabel, la madre de Juan a la que encontré (Lc 1, 39 ss.). Ahora bien, la Misericordia es el poder de Sabaot que había en mí que vino de mi boca y que eres tú. Tú has tenido compasión de toda la generación humana. Igualmente Verdad es el poder que estaba en Isabel, que es Juan quien vino y predicó sobre el camino verdadero, que eres tú y que es anterior al que él predicara. Y, además: «Misericordia y Verdad se han encontrado», es decir, mi Señor, que encontraste a Juan el día en el que recibiste el bautismo (Mt 3, 13 ss.). Pero también tú y Juan sois Justicia y Paz, que se besan una a la otra. «La Verdad ha brotado de la tierra y la Justicia se ha inclinado a mirar desde el cielo», o sea, el momento en el que fuiste servicio para ti mismo. Tomaste la figura de Gabriel, me observaste desde el cielo y hablaste conmigo, y cuando me hablaste brotaste de mí. Es decir, la Verdad que es el poder de Sabaot el Bueno que está en tu cuerpo material, es decir, «la verdad que ha brotado de la tierra»» (Sal 84, 11).

Sucedió que una vez que Jesús oyó estas palabras que expresó su madre, María, dijo: «Muy bien y bien dicho. Ésta es la interpretación de todas las palabras sobre Las que mi poder de luz profetizó una vez por medio del profeta David

Plegaria

Salve Sophía, llena de luz. El Cristo es contigo. Bendita eres entre los Eones, y bendito es el Liberador de tu luz: Jesús.

Santa Sophía, Madre de todos los dioses, ruega a la Luz por nosotros tus hijos, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Volver

Asunción de la Santa Sophia

Destacado

Siega
Siega

En la Siega se dedicaban los primeros frutos de la colecta a Dios. Se reconocía que todos los frutos venían de una fuente oculta y sagrada…

leer más
Santa María Magdalena, El día de
Santa María Magdalena, El día de

Conmemorado el día 22 de julio, al inicio de un ciclo vacacional de verano que se extiende hasta principios de septiembre. María Magdalena es la compañera de Ieshuah. Las escrituras gnósticas afirman que Ieshuah le reveló la plenitud de sus enseñanzas…

leer más