Epifanía o Día de reyes

Capilla de la Magdalena

Almanaque Gnóstico

Almanaque Gnóstico

Epifanía o Día de Reyes

La Epifanía o Día de Reyes, viene del Griego: epi (sobre) y phainos (mostrar). Su significado es “manifestación”. En el mito cristiano, esta manifestación ocurre en el momento del bautismo de Ieshuah, realizado por Juan el Bautista. Durante los primeros siglos del Cristianismo, el Día de Reyes era considerado más importante que el día de la Natividad, incluso por la Iglesia Ortodoxa. En el año 447 d.C., el Papa León escribió en su decimoctava Epístola para los Obispos de Sicilia, sobre este particular. Proclamó esta festividad como el día en el que el Salvador renacía a través del descenso del Espíritu Santo, y determinó que los Padres de la Iglesia consideraran este segundo nacimiento incluso más importante que el primero.

Parece que el simbolismo de los dos nacimientos viene inspirado por el mundo antiguo y por los primeros cristianos, no apoyándose apenas en la persona de Ieshuah, sino en la vida de todas las personas que habitan este mundo. Todos los nacimientos del cuerpo físico, sin que hayan nacido de este segundo nacimiento, en el espíritu, no representarán nada en nuestras vidas. El día de Reyes es el día de la anunciación de la “persona” interna, es la iniciación espiritual en los misterios de la vida interior del alma, que traza el nacimiento de la divinidad innata en los hombres como UNO. Representa el descubrimiento del famoso y antiguo axioma CRISTO-DEUS-HOMO.

Otro factor importante de la tradición gnóstica de la epifanía es que es una celebración donde se exalta la femineidad. San Clemente de Alejandría (194) afirma que los seguidores del Maestro Gnóstico Basílides ayunaban en el día del Bautismo y mantenían una larga vigilia antes del mismo. Epiphanius (305- 402) nos dio una detallada descripción de cómo los Gnósticos de Alejandría celebraban la Epifanía. Esta celebración se acostumbraba a realizar en el santuario de Maiden Godden Kore, equivalente a la imagen de la Santísima Virgen María. A media noche se descendía a la cripta del Templo con antorchas, trayendo la imagen de madera de Kore en procesión. La Virgen era representada sobre un trono marcada con cruces en sus ojos, manos y frente. La imagen era procesionada por siete veces alrededor del santuario y después era devuelta a la cripta. Los Gnósticos decían que en este día, Kore, la Virgen, daba a luz. Es la representación de la consciencia intuitiva femenina y de la naturaleza del sentimiento que nace del poder mesiánico de la consciencia UNO. Así la naturaleza humana de Ieshuah o de cada Hombre se transforma en naturaleza espiritual divina por el santo poder femenino del Espíritu Santo, en el rito de iniciación del bautismo.

Lecturas

Isaías 42:1-4, 8-9 (RVA-2015)

“He aquí mi siervo, a quien sostendré; mi escogido en quien se complace mi alma. Sobre él he puesto mi Espíritu, y él traerá justicia a las naciones. No gritará ni alzará su voz ni la hará oír en la calle. No quebrará la caña cascada ni apagará la mecha que se está extinguiendo; según la verdad traerá justicia. No se desalentará ni desfallecerá hasta que haya establecido la justicia en la tierra. Y las costas esperarán su ley”

Mateo 2:1, 11 (RVR 1960)

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos… Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

Mateo 3:13,16-17 (BLP)

Por aquel tiempo llegó Jesús al Jordán procedente de Galilea para que Juan lo bautizara.

Una vez bautizado, Jesús salió en seguida del agua. En ese momento se abrieron los cielos y Jesús vio que el Espíritu de Dios descendía como una paloma y se posaba sobre él. Y una voz, proveniente del cielo, decía:

— Este es mi Hijo amado en quien me complazco.

Comentario

Como podéis apreciar, la fiesta de hoy, para la Iglesia Gnóstica, va más sobre el bautismo de Jesús que sobre la visita de los Magos o Sabios (según la traducción), no obstante, debido a la tradición Católico-Romana que rige en el mundo occidental, he querido hacer mención resumida al acto al que le voy a hacer un par de comentarios.

Si os dais cuanta, la escritura de Mateo que es la única de los evangelios canónicos que cuenta la historia de la visita de estos ilustres visitantes jamás habla de que fueran tres ni de que fueran reyes, sino que simplemente dice unos magos y en otras traducciones unos sabios, eso sí, venidos de Oriente dice.

De Oriente viene la Luz de Dios, todo lo que proviene de Dios viene de allí, al hablarnos el evangelista de unos sabios o magos que venían de Oriente nos hace referencia a los estudiosos de Dios o iniciados o religiosos de otras religiones, que vinieron a rendirle pleitesía ofreciéndole regalos como Rey, Médico y Dios (Oro, Mirra e Incienso), reconociéndole así como el Reparador Universal de Todos los Cultos, era una premonición de lo que iba a suceder…

Pero la manifestación de Dios pública y visible, declarándose en favor del Hombre Jesús acontece después de su Bautismo de manos del precursor Juan, cuando “EL CIELO SE ABRIÓ” y la Espíritu Santo salío de allí y bajó con forma visible de PALOMA y se posó sobre Jesús y SE ESCUCHÓ una voz del cielo que decía — Este es mi Hijo amado en quien me complazco.

Esa es la Epifanía, la manifestación de Dios.

Este segundo nacimiento por el Espíritu nos es dado vivirlo a todos a través del mismo Bautismo que recibió Jesús.

Porque si bien el hijo ya vive en germen en nosotros, es esta conexión con el Padre que se realiza a través de la Espíritu Santo lo que le hace vivir plenamente. Ese es el misterio de la Trinidad.

Jesús conocía su misión, el profeta lo había anunciado:

He aquí mi siervo, a quien sostendré; mi escogido en quien se complace mi alma. Sobre él he puesto mi Espíritu, y él traerá justicia a las naciones. No gritará ni alzará su voz ni la hará oír en la calle. No quebrará la caña cascada ni apagará la mecha que se está extinguiendo; según la verdad traerá justicia. No se desalentará ni desfallecerá hasta que haya establecido la justicia en la tierra. Y las costas esperarán su ley

El pueblo de Israel esperaban al Mesías combativo que liberaría al pueblo del yugo del opresor romano, pero su misión era muy distinta.

Jesús, cuando salió del bautismo se encamino al desierto por 40 días… Pero eso es otra historia…

Plegaria

Padre Clementísimo, que te declaraste en favor de tu hijo Ieshuah durante su bautismo en las aguas del Jordán, te rogamos por tu misericordia, te declares a nuestro favor, no por nuestros méritos sino principalmente, por la necesidad que tenemos de tu amor y tu asistencia, y nos envíes también a nosotros a la Espíritu Santo para que nos haga UNO contigo.

Por Cristo Nuestro Señor.

Amén.

Volver

Epifanía o Día de Reyes

Destacado

Viernes Santo
Viernes Santo

El Viernes Santo rememoramos la muerte y el descenso al Hades de NSJC, Logos encarnado en la Tribu de Judá.

leer más
Jueves santo
Jueves santo

El Jueves Santo nos muestra el acontecimiento de Ieshuah el Cristo dándonos el sacramento de la Eucaristía.

leer más
Acto de Contrición
Acto de Contrición

Acto de Contrición: (Especialmente importante cuando se está en peligro de muerte) Oh mi Dios, siento sinceramente haberte ofendido y aborr…

leer más
Salve Sophía
Salve Sophía

Salve Sophia: Salve Sophía, llena de luz. El Cristo es contigo. Bendita eres entre los Eones, y bendito el Liberador …

leer más