Almanaque Gnóstico

Capilla de la Magdalena
El día de los Mártires Templarios
El día de los Mártires Templarios

Destacado

Día de todos los Santos Gnósticos
Día de todos los Santos Gnósticos

El 20 de noviembre es el día de todos los Santos Gnósticos. Es una fecha designada para recordar a todos aquellos que ayudaron a mantener la Gnosis viva a través de los tiempos.

leer más
Día de todas las Ánimas
Día de todas las Ánimas

El día 2 de noviembre es el día de todas las ánimas. Oramos por todas las almas de aquellos que partieron de esta vida haciendo un puente entre los mundos de la vida y de la muerte.

leer más
Día de todos los Santos
Día de todos los Santos

El 1 de noviembre es el día de todos lo santos, y precisamente es la fiesta más antigua de la Iglesia triunfante. Son una gran multitud, cuyo número nadie podía contar.

leer más
Halloween
Halloween

El 31 de octubre es el día de Halloween, cuarenta días después del equinoccio de otoño; esta fecha marca nuestra entrada en el submundo. En este periodo estaremos cara a cara con las sombras y toda la vida inconsciente que hay dentro de nosotros.

leer más

Almanaque Gnóstico

El día de los Mártires Templarios

El día de los Mártires Templarios se celebra el 13 de octubre. Se utilizarán el color rojo para los mártires y el negro para el réquiem.

Se rememorarán algunos de los varios nobles Caballeros que sustentaron la luz de la Gnosis durante las tinieblas de la Edad Media, recordándonos que la verdadera caballerosidad se convierte en receptáculo para la Gnosis, como ejemplo de vida devota por Dios.

La caridad y la humildad son importantes, pero para conquistar los objetivos de la vida, se hace necesario ser también un guerrero y caballero, para ser capaz de levantar tanto el Cáliz como la Espada de acuerdo con las circunstancias del entorno.

Lecturas

Hebreos 7: 11-17 (CST)

Si hubiera sido posible alcanzar la perfección mediante el sacerdocio levítico (pues bajo este se le dio la ley al pueblo), ¿qué necesidad había de que más adelante surgiera otro sacerdote, según el orden de Melquisedec y no según el de Aarón? Porque cuando cambia el sacerdocio, también tiene que cambiarse la ley. En efecto, Jesús, de quien se dicen estas cosas, era de otra tribu, de la cual nadie se ha dedicado al servicio del altar. Es evidente que nuestro Señor procedía de la tribu de Judá, respecto a la cual nada dijo Moisés con relación al sacerdocio.

Y lo que hemos dicho resulta aún más evidente si, a semejanza de Melquisedec, surge otro sacerdote que ha llegado a serlo no conforme a un requisito legal respecto a linaje humano, sino conforme al poder de una vida indestructible. Pues de él se da testimonio:

«Tú eres sacerdote para siempre,
según el orden de Melquisedec»

Evangelio de Tomás (23)

Dijo Jesús: «Yo os escogeré uno entre mil y dos entre diez mil; y resultará que ellos quedarán como uno solo».

Comentario

El Día de los Mártires Templarios

Hoy conmemoramos el día de los mártires templarios.

No voy a hablaros de la abolición de la Orden del Temple, que tuvo lugar, probablemente, por los mismos motivos que hicieron caer el Templo de Salomón u otras grandes instituciones históricas, a saber, el orgullo que debió de instalarse en su seno tras verse poderosos y la envidia que despertaron en sus enemigos.

Tampoco creo que deba hablaros de la restauración de aquello que fue y ya pasó.

Las formas iniciáticas, desde el origen de los tiempos han ido variando y continuarán haciéndolo, pero la iniciación se ha mantenido y se mantendrá, pues aquello que viene de Dios no puede perecer.

Más bien quisiera hablaros de los valores de aquellos hombres que entregaron su vida al servicio de los demás.

Cuando un caballero Templario recibía su Cruz distintiva se le decía:

“Desgraciados son aquellos que ignoran que el conocimiento perfecto nos fue aportado por la Ley Espiritual del Cristianismo, que fue una iniciación tan misteriosa como aquella que la había precedido: es en ella donde se encuentra la Ciencia universal. Esta Ley descubre nuevos misterios en el hombre y en la naturaleza, ella se convierte en complemento de la ciencia. Es la más sublime, la más elevada, la más perfecta de todas las ciencias, en definitiva la única a desear para un verdadero Caballero de la fe.

“San Pablo nos describe muy bien la excelencia diciendo que la ley de Moisés, no es más que la sombra de cosas futuras, y no llevando nada a la perfección, es necesario que un Pontífice establecido para la eternidad según la orden de Melquisedeq, perfeccionara lo que había de imperfecto, que reformara lo que esta ley no hacía más que prometer y figurar. Este Pontifice divino nos ha procurado la libertad de los hijos de Dios, en lugar del espíritu de servidumbre que reinaba bajo el Antiguo Testamento: sed pues verdaderamente cristiano, y seréis dichoso.

“No penséis que el signo característico de la religión cristiana os viene dado como una vana y arbitraria decoración. Este signo es la llave de toda ciencia…”

Cada prenda que el Caballero recibía en su armamento era una ayuda para la batalla que debía librar para defender a los oprimidos y a la Santa Religión Cristiana.

Y así estos Caballeros, en su defensa del verdadero cristianismo, se hicieron también protectores de la Gnosis y la permitieron traspasar la oscura época medieval, hecho por el que les estaremos eternamente agradecidos. Y fue necesario para ello una Orden militar capaz de levantar el cáliz con una mano y la espada con la otra. Es decir, la verdadera religión se halla expuesta a los ataques del enemigo. En un mundo dónde la Religión se ha convertido en un negocio de masas que mueve millones de dolares o euros, la verdad incomoda y debe ser destruida, prueba de ello es lo que le sucedió al Divino Jesús por parte de la religión imperante en el momento o a la orden del Temple…

No queremos decir que la verdadera religión deba estar armada y defenderse a “tiros” más bien lo que apuntamos es que esa espada simbólicamente indica que hay que estar vigilantes, ser discretos, humildes y pequeños como un niño.

Plegaria

Te rogamos, Padre Celestial, que acojas en tu seno a aquellos que entregaron su vida por serte fieles y que nunca dejes de enviarnos protectores de la Santa Gnosis.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.

Volver

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad